Ninguna mujer tiene dueño

Yo hago el amor con las mentes. Me ceducen las mentes, me ceduce la inteligencia, me ceduce una cara y un cuerpo,  cuando veo que hay una mente que los mueve y que vale la pena conocer. (…)

Tan solo quiero que me expliques ¿como vas a ser fiel?
Cuando yo coja el microfono y te olvides de èl.

¿Quien va a parar a tu pasion? ¿Ttu razon? De cojon (…) 

Y quien nos separa? Si mi alma nos miraba desde el techo con cara rara (…)

Te dije … yo te are soñar y soñar esta bien… Pero de vuelta a la realidad ¿estaras conmigo al 100 por 100? <No se…>  Pues dejame soñar solo mi drama (…)

Sigo esperando el latido del telefono – todo mi honor en torno a un tono que no sono. Da igual … llamaron otras (…)

Tengo salido del avismo. Entiende que me cuesta volver a creeer en mi mismo.  Es la antigua postura ambigua del hombre que conoce la belleza y sus redes, el exito y las mieles (…)

Quizás fueron las ruinas que deje detrás, por eso hoy no le temo al fuego pero si a las cenizas.

Ein Gedanke zu “Ninguna mujer tiene dueño

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.